cancion cucaracha mota comix marihuana

Juan Pablo García Vallejo

     La Cultura Cannábica mexicana cuenta con dos personajes que se han convertido en sus símbolos históricos más emblemáticos, ambos comparten algunas características en común.

   Tanto la marihuana como La Cucaracha vinieron de otros países,  una de la India y la otra de España, pero aquí las dos se “mexicanizaron”; la primera se inventó en el proceso de mestizaje, hacia 1530; la segunda, en la fase armada de la Revolución Mexicana, 1913-1916. Las dos son ya ingredientes del folclor nacional, están en el Alma del pueblo mexicano, una desde hace 500 años y La Cucaracha desde hace un siglo. Ambas gozan de mucha popularidad entre todos los sectores sociales.

   Las dos tienen otras similitudes en su carácter rebelde: la marihuana es difícil de erradicar y La Cucaracha es difícil de controlar. Ambas personajes cannábicos comparten una naturaleza ambigua, son una o dos cosas distintas. La marihuana es combustible, alimento, medicina y materia prima ecológica, es un nombre femenino de una planta psicoactiva asiática  y de un vicio masculino. Y La Cucaracha  tiene varias lecturas, como dice Jorge García Robles: es un corrido anti-huertista, un himno del ejército campesino villista, una hoja volante, el nombre de un periódico carrancista,  el apodo de la máquina de vapor, el nombre de batalla de una soldadera, el automóvil donde asesinaron a Villa, la cantina donde convivan los poetas beats en San Miguel de Allende, etc.

     La marihuana y La Cucaracha tienen la misma capacidad de adaptación a todos los hábitats humanos, la marihuana tiene un crecimiento rápido y La Cucaracha tiene una capacidad de movimiento ágil por sus potentes patas.

    La marihuana y La Cucaracha son verdaderos forajidos la primera vive en los bajos fondos de la sociedad normal, la segunda prefiere los sitios húmedos y oscuros, vive al margen der la sociedad higienista. Las dos tienen en común un olor nauseabundo, son promiscuas porque una contagia el vicio disipador y la otra contamina el ambiente.

La marihuana y La Cucaracha son las más democráticas en toda la historia de México. La primera en la pachequez, no hay ningún tipo de discriminación pues conviven desde el lépero, la juventud dorada (los fifís), los hombres de letras, los soldados, los presos, las prostitutas y con La Cucaracha es un corrido revolucionario que llega a públicos diversos, entra dónde menos te lo esperas. Como el petatazo de la mota llega donde menos te lo esperas también.

    De igual manera la marihuana y La Cucaracha son enigmáticas, difíciles de entender, la primera porque una planta se volvió devoción religiosa indígena y la segunda por su naturaleza simbólico, dice una cosa en forma literal y otra cosa en sentido figurado, veamos: “la cucaracha no quiere caminar / porque no tiene  / marihuana  qué fumar”, es cierto que las cucarachas por perder sus potentes patas no puedan caminar pero es más inverosímil que necesite el aliciente de la marihuana para caminar. Esto no es cierto porque tiene una capacidad prometeica de movimiento ágil. Ahora los marihuanos sabemos que también los animales  son psicoactivos, es la teoría de la des-antropomorfización de las drogas, pero esto requiere otro artículo más específico.

   La marihuana y La Cucaracha son símbolos de la identidad nacional mexicana ante el mundo entero. Son como el  indio y el lépero, rompen el cuadro de la sociedad normal, nadie los defiende y se pueden hacer o de decir de estos las cosas que se quiera de ellos…por eso se hace tantos mitos gratuitos y desvirtuadores, para confundir más y ocultar el carácter crítico, humorístico de La Cucaracha y el placer psicoactivo proporcionado por la marihuana.

   La marihuana vive una de sus mejores temporadas de existencia en esta Era del Cannabis Legal, mientras que La Cucaracha como corrido revolucionario no ha perdido su humor ni crítica y como insecto sobrevivirá a cualquier ¡guerra termonuclear!

   Espero que sirvan estas reflexiones iniciales para apropiarnos de la historia de la marihuana como de La Cucaracha y sacarlas del sótano de la Historia Oficial y de los libros  no para llevarlas a la tumba de las bibliotecas sino para hacer una micro historia más humana y propiamente popular.

Algunas refranes y frases célebres cannábicas

Recopilo Juan Pablo García Vallejo

No son prohibidos por malos, sino malos por prohibidos

 José Antonio Álzate.

Untada, fumada, tomada

Refrán de las abuelitas

Soy un perdido, soy un marihuano

Porfirio Barba Jacob

Pontífice de la inefable hierba

He fumado bosques, mi hermano.

Tin Tan

“Venirnos con surrealismos al país de la

 marihuana es una ingenuidad”.

Manuel Rodríguez Lozano.

Vender es más vicio que fumar.

Lola la Chata,

emperatriz del hampa

Somos marihuanos, pero no tanto

Efraín Huerta

Unir la mota con la política en un movimiento moto político.

 Parménides García Saldaña.

La marihuana legal eleva la moral,

porque es de la familia de las moras

Juan Pablo García Vallejo

Chiclosa y espulgada

Jacobo Dalevuelta

“Ojos rojos que ven en la oscuridad…”

Grupo La piel, 1971.

El grifo voltejea, engrifado,

con grifa de alto voltaje.

“Siendo perseguida la venta de la marihuana, la adquisición de ella tendría que ser clandestina, pero en México puede decirse que está tolerada por la facilidad con que cualquier persona puede obtenerla.”

Eugenio Maillefert

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *